Médicos a tu Domicilio

Lunes a Domingo - 08:30 hrs. a 20:00 hrs.
   +569 9439 7927

Fiebre

Qué es la Fiebre?

La fiebre es una respuesta natural que tiene el organismo para luchar contra agentes externos como las infecciones en donde se aumenta el consumo de oxígeno y los requerimientos calóricos y de fluidos.

Habitualmente consideramos que la temperatura corporal varía mucho entre una persona y otra pero puede oscilar entre 35.5 y 37 grados. Esta temperatura, se mantiene regulada por el hipotálamo que es un área del cerebro que tiene muchas funciones, entre las cuales hacer de regulador de la temperatura corporal.

A partir de 37.5 consideramos que es febrícula y a partir de 38 ya podemos considerarla como fiebre, independientemente de la temperatura basal que habitualmente tenga la persona.

Tener fiebre es siempre un motivo de alarma?

Con frecuencia se hace la diferencia entre la sensación llamada distérmica (cuando uno se siente con síntomas asociados a fiebre, ya sean escalofríos, debilidad, dolor muscular, cansancio, etc.) a la fiebre termometrada es decir cuando nosotros mismos medimos nuestra temperatura con el termómetro y comprobamos que tenemos por ejemplo más de 38°.

La alerta debe estar asociada a cuadros febriles muy altos (superiores a los 39°) que no ceden fácilmente con los medicamentos, fiebres que tengan más de tres días de duración, presencia de fiebre sin tener algún síntoma evidente de enfermedad como por ejemplo un resfriado fuerte o alguna infección evidente, en esos casos debes consultar a tu médico.

En casos de bebés (hasta las 12 semanas) y niños aún lactantes, el tener más de 38° de fiebre es un signo de gravedad por lo que debes consultar lo antes posible a tu pediatra.

Es siempre necesario bajar la fiebre?

El tratamiento que damos con mayor frecuencia suele ser un antitérmico (medicamento que hace disminuir la fiebre), el más conocido es el paracetamol, las dosis recomendadas varían entre los 500 y 1000 mg. cada 6 u 8 horas. En el caso de los niños menores de 12 años van a depender de la edad y peso del enfermo.

Siempre es bueno considerar que cuando combatimos la fiebre, no estamos tratando la fiebre en sí, en otras palabras, no se trata solo de bajar la temperatura corporal sino que tratamos todos los síntomas que acompañan este cuadro febril, desde las jaquecas hasta los dolores musculares y desánimo.

Para estos efectos, una buena alternativa es el ibuprofeno de 400, este lo podemos usar en casos de dolor de cabeza muy intensos o dolores musculares que no ceden con el uso del paracetamol.

Aparte del tratamiento con medicamentos, existen algunas acciones complementarias que podemos efectuar en casa y que también nos ayudan a bajar la temperatura como puede ser el tomar abundante líquido, aplicar toallas húmedas e incluso darte un baño con agua tibia (nunca fría, ya que los cambios muy bruscos de temperatura pueden producir efectos nocivos para tu salud